Adicciones

Gabinete de Psicología Montserrat Guerra

problemas-sexuales

PSICOLOGA ADICCIONES SANTANDER – En el sentido tradicional una adicción es una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación debido a la satisfacción que esta causa a la persona.

A diferencia de los simples hábitos, las adicciones son «dependencias» que traen consigo graves consecuencias a la persona porque afectan negativamente la vida personal y social del individuo y su salud física y mental. Es adicta la persona que cree que no puede vivir sin la influencia de cierta sustancia química o actividad, por lo cual la consume en forma permanente y compulsiva.

El adicto no controla su adicción, sino que vive en función de ésta, este es el eje y el condicionante de toda su rutina, si trata de salir repentinamente de esta rutina se ve afectado por problemas de ansiedad y por lo general vuelve a caer en el consumo de su adicción.

No solo el alcohol y las drogas causan adicción. Una adicción es la necesidad irrefrenable y compulsiva a cualquier cosa que cause satisfacción al llenar un vacío emocional, y siempre implica abuso lo que tiene como consecuencia caer en un proceso autodestructivo.

Las adicciones siempre empiezan por un acto voluntario buscando alguna satisfacción y provocar un estimulo agradable. Precisamente por encontrar esa satisfacción y el estimulo agradable, se empieza a sentir la necesidad de repetir la experiencia. El cerebro reacciona generando endorfinas, o sea, las hormonas de la felicidad. Esas hormonas son las que dejan una sensación de agrado en el cuerpo como reacción a la actividad que las generó. Ésta es la puerta de entrada a la adicción, aunque ahora solo sea un hábito.

La mente aprende. Realizar una acción, la que sea, que de felicidad y agrado, nos llevará a querer más. El problema viene cuando ese estimulo es dañino y la mente no pone las barreras racionales para evitarlo.

La adicción se completa cuando tenemos carencias afectivas y vacíos emocionales que se satisfacen con la sensación de felicidad que esa acción está dejando en el cuerpo. El cuerpo y la mente empiezan a solicitar el estimulo de manera más frecuente e intensa.Cuando no se satisface esa necesidad, existe sufrimiento. A ese sufrimiento se le conoce como síndrome de abstinencia. Cuando hablamos de un síndrome hablamos de un conjunto de males y síntomas. Cada adicción tiene un síndrome de abstinencia que le caracteriza.

En la actualidad se acepta como adicción cualquier actividad que el individuo sea incapaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y perjudique su calidad de vida, como lo pueden ser la adicción:

            • Adicción al alcohol.
            • Adicción A las drogas (Marihuana, Cocaína, Éxtasis y drogas de diseño, Heroína, LSD, Crack…)
            • Adicción Al tabaco.
            • Adicción Al sexo.
            • Adicción Al juego (ludopatía)
            • Adicción A las compras.
            • Adicción A la pornografía o el sexo.
            • Adicción A los fármacos.
            • Adicción A la televisión.
            • Adicción A las nuevas tecnologías. Videojuegos. Internet. Wasap
            • Adicción Al ejercicio físico (Vigorexia).
            • Adicción Al trabajo.
            • Adicción A las comidas (comedores compulsivos).
            • Cleptomanía (hurtos compulsivos).
            • Mitomanía (engañar o estafar).
            • etc.

La terapia psicológica en las adicciones:

Una adicción es un proceso aprendido. El cuerpo aprende a encontrar satisfacción con aquello a lo que se hizo adicto, de igual manera, se puede cambiar ese aprendizaje, aunque no es fácil.

Dependiendo de la adicción, la psicoterapia se entiende como una ayuda a los tratamientos de desintoxicación (en el caso de drogas) que la persona lleva a cabo, o si la adicción no es física pueden ser suficientes las sesiones psicológicas.

Lo más difícil para abandonar una adicción es reconocer que ésta existe y tener la voluntad para dejarla, principalmente durante el síndrome de abstinencia. Cuando el enfermo reconoce que tiene un problema incontrolado y se atreve a pedir ayuda estará preparado para recibir el apoyo psicológico.