La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura. Actualmente, afecta en mayor o menor número a un 10% o un 15% de la población adulta y escolar. Los niños con dislexia tiene dificultad para leer con precisión y fluidez. Puede que también tengan dificultad con la comprensión lectora, la ortografía y la escritura.

la dislexia no es un problema con la visión ni con ver las letras en la dirección equivocada.

Es importante saber que, aunque la dislexia afecta el aprendizaje, no tiene nada que ver con la inteligencia. Los chicos que tienen esa condición son tan inteligentes como sus compañeros. Muchas personas con dislexia tienen carreras exitosas, incluyendo a una larga lista de actores, empresarios y políticos electos.

Si su hijo tiene dislexia, esta condición no desaparecerá. Pero existen apoyos, métodos de enseñanza y estrategias para ayudarlo a superar los obstáculos.

Problemas de comprensión lectora y de escritura:

– Hace sustituciones, inversiones, omisiones y/o adiciones de letras o palabras.
– Cuando escribe no entendemos nada.
– La ortografía y la fonética es inconstante.
– Cuando escribe hace mucha presión sobre el papel.
– Confunde unas letras con otras y cambia y sustituye las sílabas de las palabras.
– Lee sin comprender lo que está leyendo.
– Es frecuente que se “coma” palabras cuando lee o las repita sin ser consciente de ello.

Una posible señal de la dislexia es cuando los niños evitan leer, tanto en voz alta como para sí mismos. Los chicos pueden incluso ponerse ansiosos o frustrarse cuando leen. Esto puede ocurrir incluso después que han llegado a dominar los principios básicos de la lectura.

Las señales de la dislexia pueden lucir diferentes dependiendo de la edad. Estos son algunos ejemplos:

Preescolar

Tienen dificultad reconociendo si dos palabras riman
Tienen dificultad para eliminar el sonido inicial de una palabra
Tienen dificultad para aprender palabras nuevas
Tienen dificultad para reconocer las letras y hacerlas coincidir con el sonido que producen

Primaria

Tienen dificultad para eliminar el sonido medio de una palabra o mezclando sonidos para formar una palabra
A menudo no pueden reconocer palabras familiares a simple vista
Olvidan rápidamente cómo escribir muchas de las palabras que estudian
Se confunden con los problemas matemáticos de lógica

Colegio

Cometen muchos errores de ortografía
Frecuentemente tienen que releer oraciones y párrafos
Leen a un nivel académico inferior a como hablan

Bachillerato

A menudo omiten palabras cortas cuando leen en voz alta
No leen al nivel esperado para su grado escolar
Prefieren encarecidamente las preguntas de opción múltiple a las de completar espacios en blanco o de respuesta corta.

La única manera de estar seguro que su hijo tiene dislexia es a través de una evaluación completa. Tener un diagnóstico (las escuelas lo llaman identificación) permite que su hijo reciba apoyos y servicios en el colegio.

Sin embargo, antes que decida realizar una evaluación es importante descartar cualquier problema médico que pudiera estar interfiriendo. El médico de su hijo puede determinar si tiene problemas con la visión o la audición.

Un psicólogo también revisará si están presentes otras dificultades que pudieran afectar su aprendizaje, como el TDAH u otros problemas. El TDAH a menudo coexiste con la dislexia. Algunos chicos con dificultades de aprendizaje y de atención también pueden tener ansiedad o depresión.

El psicólogo revisará todos los resultados en conjunto para hacer un diagnóstico. También recomendarán formas de ayudar a su hijo. Esto puede resultar en que su hijo obtenga un Programa de Educación Individualizado.