Las habilidades sociales son un conjunto de comportamientos aprendidos que incluyen aspectos conductuales, cognitivos y afectivos. La característica esencial de estas habilidades es que se adquieren principalmente a través del aprendizaje y están determinadas por factores ambientales, variables de la persona y la interacción entre ambos elementos.

Las habilidades sociales se van adquiriendo a lo largo de la vida pero la niñez es, sin lugar a dudas, un período clave para dicho aprendizaje. Las habilidades sociales inciden en la autoestima, en la adopción de roles, en la autorregulación del comportamiento y en el rendimiento académico, entre otros aspectos, tanto en la infancia como en la vida adulta.

La lista de habilidades sociales es extensa, éstas son algunas de las habilidades sociales más relevantes en niños:

− Contacto ocular con quien te habla.
− Tono de voz adecuado.
− Escuchar.
− Hacer una pregunta.
− Decir no.
− Sonreír a quién te mira amistosamente.
− Saber expresar emociones.
− Saludar y devolver saludo.
− Saber compartir algo.
− Ofrecer ayuda.
− Saber hacer y mantener amigos.
− Saber ceder en un conflicto.
− Dar las gracias.
− Dejar que otros niños entren en el juego.
− Unirse a un grupo.
− Controlar un enfado.