Necesitamos el apoyo de nuestra pareja, el ser comprendidos y atendidos. Sin embargo, nuestras palabras no son escuchadas, somos incapaces de establecer un diálogo abierto y constructivo. Y si lo hacemos, solo conseguimos caer en disputas y discusiones. Estas situaciones son las que más suelen distanciar a las parejas puesto que ya no existe esa complicidad de antaño. Las emociones o bien se han enfriado o hay demasiado resentimiento como para que se produzca un diálogo sincero.

En ocasiones, la falta de comunicación se debe también a periodos de mucho estrés. El trabajo por ejemplo, puede hacer que dispongamos de poco tiempo para dedicarle a la pareja, de ahí que el diálogo sea más complejo. Es bueno tenerlo presente y no descuidar esta dimensión imprescindible en nuestra relación de pareja.

La comunicación en la pareja determina, no solo la calidad de la relación, sino que, también,una parte importante en nuestra calidad de vida.

La comunicación debe ir enfocada fundamentalmente a deshacer malentendidos y a encontrar soluciones a los problemas planteados para resolver de forma adecuada los problemas cotidianos a los que se enfrenta cualquier pareja, buscando un lugar y momento adecuados para hablar, poniéndonos en el lugar de la otra persona y creando una atmósfera adecuada para resolver las dificultades.

En las parejas todos sabemos que la comunicación es uno de los pilares del bienestar de cada uno de sus miembros. El respeto, la consideración, el compartir sentimientos y afectos, así como el tiempo y las actividades constituyen los cimientos de una relación saludable.

En muchas ocasiones, estos elementos tan básicos se ven afectados por crisis de convivencia, conflictos por diferentes intereses y distintas formas de reacción que hacen difícil la convivencia.

En estos momentos, cuando la pareja tiene un problema y no sabe cómo resolverlo, es adecuado acudir a profesionales que les puedan ayudar a establecer un buen análisis de la situación en la que se encuentran, buscar conjuntamente estrategias que ayuden a la pareja a resolver sus conflictos, mejorar su relación y el clima afectivo.