Problemas de Conducta

Gabinete de Psicología Montserrat Guerra

Psicologo Infantil en Santander

Hay que tener en cuenta que todos los niños (como niños que son) tienen comportamientos no adecuados a lo largo su niñez, estos comportamientos se corrigen y van formando su personalidad, pero cuando uno de estos comportamientos se prolonga en el tiempo y conlleva problemas para el niño y su entorno hay que orientarle y analizar las causas para corregirlo.

Entre los problemas de conducta más habituales están:

  • Desobediencia. No obedece a nadie o a casi nadie.
  • Agresividad. Rabietas. Ataques de ira.
  • Llantos desproporcionados.
  • Falta de control de impulsos. Su conducta está conllevando problemas con terceros, y el día a día es un suplicio.
  • Hace cosas que sabe que molestan a otros y, en ocasiones, les acusa de sus errores. “Él nunca tiene la culpa”.
  • Necesidad de llamar la atención. Hace cosas ilógicas para llamar la atención de otros niños y/o adultos.
  • Problemas con hábitos: alimentarios, aseo, rutinas, esfínteres, etc. No cumple con sus tareas porque no puede o no quiere. Retrocesos constantes en sus rutinas.
  • Cambios de comportamiento en diferentes entornos, por ejemplo, en el colegio tiene un mal comportamiento y en el hogar se comporta relativamente bien.
  • Cambios constantes o permanencia en un mismo estado de ánimo: depresión, ansiedad, negativismo, aislamiento, bloqueo, etc.
  • Timidez extrema y problemas para relacionarse con los demás de una forma adecuada.
  • Celos a otros niños, hermanos, amigos, etc.
  • Otros problemas de conducta.

Estos problemas obstaculizan las relaciones del niño con las demás personas de su entorno, y la situación se convierte en un “monotema” que monopoliza la vida familiar. Los niños, por su parte, se pueden sentir infelices y reducir su autoestima, lo que puede conllevar consecuencias en el hombre adulto que se convertirá.

Entre estas conductas puede destacar la conducta agresiva/Disruptiva, que en niños es una fuente de preocupación importante en todos los ámbitos en los que se mueve el niño: familiar, escolar y social. No obstante, no siempre se manifiesta o no con la misma intensidad en todos esos ámbitos y no siempre los padres y el propio niño son conscientes de la gravedad o importancia que tiene este tipo de problemática. Además, generalmente, los padres llegan a consulta con una sensación de impotencia e incapacidad para manejar la conducta de su hijo.