Problemas Laborales

Gabinete de Psicología Montserrat Guerra

problemas-sexuales

PROBLEMAS LABORALES SANTANDER – Los problemas en el trabajo pueden ser por diversas causas, los más comunes se producen por conflictos con los compañeros o los jefes, pero también es posible encontrar situaciones difíciles de superar por cuestiones de sobrecarga de trabajo, promesas incumplidas, malas condiciones laborales, etc. Un sin fin de cuestiones que nos alejan del ideal laboral donde el trabajo se realiza de manera amena y con resultados positivos tanto para la empresa como para los trabajadores.

Entre los problemas laborales más habituales están:

  • Conflictos constantes con el jefe o superiores.
  • Conflictos constantes con los compañeros.
  • Sobrecarga de tareas.
  • Monotonía.
  • Percepción de falta de reconocimiento.
  • Ausencia de relaciones con el interior o exterior de la empresa.
  • Mal ambiente de trabajo; envidias, cambios constantes, instrucciones contradictorias…
  • Malas condiciones laborales.
  • Miedo a perder el trabajo.
  • Perfeccionismo exagerado.
  • Trabajos especialmente sometidos a una gran tensión.
  • Adicción al trabajo.
  • Otros.

Las personas con problemas en el trabajo sufren cuadros de ansiedad, estrés y presión psicológica que les hace enfermar, tener depresión, bajo desempeño, absentismo y hasta incapacidad permanente para realizar algunas funciones en su día a día.

El burnout:

El burnout (o ‘síndrome de estar quemado’ o del ‘trabajador desgastado’) es un síndrome relacionado con una respuesta de estrés crónico o mantenido en el trabajo. Este síndrome va mucho más allá que el mero estrés laboral.

Síntomas:

  • Intenso agotamiento: sensación de falta de energía.
  • Despersonalización hacia el trabajo entendido como desapego lo que puede dar lugar a comportamientos negativos e insensibles.
  • Baja autoeficacia y sensación de falta de realización personal.

Los síntomas son ansiedad, tristeza-depresión, ira-hostilidad… También es frecuente la aparición de alteraciones del comportamiento como el ausentismo laboral o los hábitos tóxicos. Cuando el burnout es demasiado duradero aparecen secuelas en nuestra salud física como pueden ser las cefaleas, el insomnio, los trastornos gastrointestinales, etc.

Acoso Laboral – Mobbing:

Hablamos de Acoso Laboral cuando una persona sufre el desprecio o la humillación por parte de sus compañeros o jefes, que buscan minar su moral, ridiculizándolo y minusvalorando sus cualidades y capacidades.

Se trata de un acoso directo o indirecto y continuado en el tiempo, que puede ser verbal o físico, a diferencia del ciberacoso o ciberbullying, en el que se utilizan medios tecnológicos para hostigar a la víctima a distancia.

La idea del acosador es anular y denigrar a la víctima para conseguir a medio o largo plazo que abandone la empresa, recortando para ello su capacidad de comunicación y de interacción con sus compañeros, rebajando sus responsabilidades y dirigiendo contra él críticas y mentiras infundadas de su actividad laboral e incluso de su vida personal. La persona afectada pierde su autoestima y ve anuladas sus capacidades profesionales.

Esta conducta de acoso laboral puede provenir tanto de una sola persona como de varias, pero siempre con la complicidad del resto de compañeros, que toleran la situación sin poner de su parte los medios necesarios para impedirlo, lo que hace que el acosador se vea legitimado para mantener su actitud. Además, la caída de la productividad del trabajador afectado va a reafirmar la postura del acosador que encuentra así nuevos argumentos que avalan su desprecio por la víctima.

El acoso continuado sufrido por un trabajador tiene importantes consecuencias, entre los síntomas más significativos:

  • Cuadro depresivo. Es muy parecido al síndrome de desgaste profesional o burnout, pues el paciente también se siente agotado física y mentalmente.
  • Estrés y ansiedad. Su carácter se vuelve irritable, desconfiado y rencoroso, por lo que su capacidad de interactuar socialmente se ve disminuida en forma notable.

El Mobbing es un término con el que lamentablemente cada día estamos más familiarizados ya que en los momentos de crisis como el que atravesamos aumenta la competitividad entre los compañeros para mantener su puesto de trabajo, y aumenta también la necesidad del empresario por despedir a trabajadores sin la indemnización que por ley les corresponde.