Montserrat Guerra finaliza un curso sobre Gestión Emocional impartido por el Instituto IFIC
6 Abril, 2017
El Gabinete de Psicología pone en marcha el Plan Tutela como lucha contra las adicciones
7 Abril, 2017

¿Un psicólogo para superdotados debe tener unas cualidades específicas?

22184788 - education and school concept - little student girl studying at school

En cuanto a la parte emocional, las cualidades que debe tener un psicólogo para superdotados deben ser las mismas cualidades que debe tener para atender a otras personas. Si bien es cierto que la superdotación puede proporcionar al “paciente” (utilizamos esta palabra desde el punto de vista de psicólogo-paciente no porque el superdotado ostente dicha situación) una serie de cualidades concretas que se agudizan y que debe conocer el profesional; disincronía, desequilibrios emocionales, peculiaridades en las relaciones personales, etc.
 
Por lo tanto, este profesional necesita una preparación especial y no solo en lo que respecta a las técnicas de diagnóstico y tratamiento sino en el manejo de las emociones, frustraciones e impulsos de una persona que posee una sensibilidad especial hacia sí mismo y el mundo que le rodea.
 
Entre las habilidades básicas de todo terapeuta destacamos:
 
1) Seguridad y Credibilidad
 
Se trata de una de las características más importantes que todo psicólogo debe tener. Seguridad consigo mismo y con sus decisiones.
 
Que un terapeuta tenga una buena credibilidad, es decir, que sus palabras tengan crédito, y sean fiables como fuente de información, es una de las características básicas de un buen terapeuta. A mayor credibilidad, podríamos decir que existe más respecto del paciente hacia el terapeuta.
 
La credibilidad del terapeuta se puede medir en:
 
-Experiencia: Que le da al terapeuta un bagaje que le permite interactuar de modo más adecuado con el paciente. La experiencia y una buena formación, hacen que tenga un adecuado manejo de las situaciones, comportamientos y emociones.
-Fiabilidad como fuente de información: es decir, su formalidad, predictibilidad y consistencia. Un psicólogo para superdotados debe estar bien informado sobre la materia.
 
2) Empatía
 
La empatía hace referencia a la capacidad para comprender los sentimientos del otro. Es muy importante que se pueda poner en el lugar de sus pacientes y entender sus temores y necesidades.
Un psicólogo conocerá a todo tipo de personas que habrán tomado todo tipo de decisiones. Los pacientes podrían haber sido infieles, podrían haber abandonado un trabajo perfecto, podrían haber robado, podrían haber estado en la cárcel durante años, podrían haber dejado de hablar a sus padres. El buen psicólogo está preparado para todo tipo de situaciones y sabe aceptar a cada uno de sus pacientes sin juzgar sus actos.
 
3) Apertura mental
 
A su consultorio pueden llegar diferentes tipos de pacientes, cada uno con sus propias creencias, temores, intereses, etc. Un buen psicólogo debe poner todo de sí mismo para comprenderlos y ayudarlos. Para ello, necesita tener la mente abierta.
 
No es lo mismo ayudar a una persona que ha salido de la cárcel, que ayudar a un niño que quiere abandonar sus estudios o que tiene problemas familiares. Cada situación será diferente y el psicólogo necesitará saber comunicarse con cada uno de sus pacientes.
 
4) Introspección
 
La introspección implica observarse a uno mismo y analizarse para lograr un mejor conocimiento y control de los estados mentales. Esta capacidad es muy importante para un psicólogo de superdotados.
Durante cada sesión es fundamental que el profesional sepa dejar a un lado sus problemas para dedicarse por completo a escuchar y a ayudar a la persona que habla con él.
 
5) Accesibilidad
 
Debe lograr que sus pacientes se sientan cómodos para conversar y contarle sus temores y problemas. El término que mejor define esta cualidad es la de “familiaridad”, dentro de la profesionalidad que debe mantenerse en todo momento.
 
6) Saber escuchar
 
Más allá de escuchar a sus pacientes, los buenos psicólogos deben entenderlos y mostrar interés por conocer sus historias. Interesarse por sus problemas, desde el más pequeño detalle hasta el más grave, porque en ocasiones son los pequeños problemas los que más perturban al paciente y le producen infelicidad.
 
Interrumpir al paciente y hablar demasiado son dos errores muy habituales en el mundo de la psicología. Un buen psicólogo sabe escuchar a cada uno de sus pacientes y siempre le da el tiempo que necesite para expresarse durante la sesión. El buen psicólogo no solamente sabrá escuchar al igual que lo hace un buen amigo, sino que tendrá que demostrar al paciente que está escuchando, y lo logrará mirándole a los ojos. También lo logrará haciendo preguntas al escuchar lo que le está comentando el paciente, pues de esta manera no solamente demostrará que está escuchando sino que también logrará entender en mejor medida la situación por la que está pasando el paciente.
 
7) Ser un buen comunicador
 
Pensando más allá de las reglas básicas del lenguaje, ser alguien eficaz que facilita un positivo intercambio de información. Hay que saber explicarse bien para que el paciente entienda perfectamente lo que el psicólogo quiere decir tanto a los padres como a los niños, o al paciente adulto. Esto está unido a una escucha activa que perfecciona la comunicación y que es vital para un psicólogo para superdotados ya que las personas con alta capacidad tienen cantidad de matices en sus sentimientos.
 
8) Habilidades sociales
 
Las habilidades sociales son un conjunto de conductas que ponemos de manifiesto en las relaciones con los demás. Estas habilidades nos dotan de una mayor capacidad para lograr los objetivos que pretendemos, manteniendo nuestra autoestima y sin dañar a las personas que nos rodean.
 
Estas conductas se basan fundamentalmente en el dominio de las habilidades de comunicación y en el autocontrol emocional, gracias al dominio de estas habilidades podemos expresar sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos, podemos pedir favores o negarnos a hacerlos. Sin que esto, nos suponga entrar en conflictos con los demás.
 
Para convertirse en un buen psicólogo se debe tener facilidad para relacionarse con las personas. Esta es una cualidad imprescindible, pues se trata de una profesión donde constantemente tendrá que interactuar con un gran número de personas.
 
9) Tener paciencia
 
Un buen psicólogo tiene la paciencia necesaria para que el paciente descubra por sí mismo las soluciones. Aunque el psicólogo le guie constantemente y evite malgastar el tiempo, debe dar tiempo a las personas para reflexionar y avanzar.
 
10) Buena organización
 
¿Qué pasaría si un psicólogo olvida a qué hora o en qué día tiene la próxima sesión con su paciente? ¿Qué pasaría si el psicólogo olvida presentarse a una sesión previamente establecida? ¿Qué pasaría si pierde los papeles y documentos en los que ha estado anotando y actualizando el avance de su paciente?
 
11) Afán de superación
 
Para ser un buen psicólogo, haber estudiado la carrera no es suficiente. Adquirir mucha experiencia, especializarse, aprender de sus errores, aprender de otros psicólogos y adquirir conocimientos día tras día, manteniéndose actualizado sobre las novedades y descubrimientos en Psicología, son algunos de los requisitos fundamentales para ejercer bien como profesional.
 
Sobre todo en un mundo tan cambiante como es el de las altas capacidades, un psicólogo para superdotados debe estar constantemente al día de los avances en las investigaciones, de nuevas publicaciones, actualizaciones en las pruebas de diagnóstico, etc.
 
12) Honestidad
 
El terapeuta ha de ser honesto y legal con el paciente, expresando de manera abierta y clara sus opiniones. De todos modos, esta honestidad hay que manejarla con cuidado, porque ser claro no significa decir todo lo que se piensa u opina sobre el paciente.
En definitiva, hemos desgranado algunas de las cualidades que debe tener un buen psicólogo para superdotados y que no dista demasiado de las cualidades que debe tener para otro tipo de pacientes que acudan a una consulta para ser ayudados.
 

Montserrat
Montserrat
Montserrat Guerra Saiz es licenciada en Psicología y tiene una amplia experiencia en el campo de la psicología clínica, con casi 20 años de trabajo dentro del ámbito de la salud mental. Su formación y experiencia tiene objeto a todas las edades; adultos, adolescentes y niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *