Preguntas Frecuentes

Gabinete de Psicología Montserrat Guerra

PSICOLOGOS CANTABRIA– Desde nuestra consulta queremos recoger una serie de preguntas y respuestas que ayuden a entender mejor la terapia que ofrecemos.

¿Qué es un psicólogo y en qué puede ayudarme?

Un Psicólogo es un profesional cuyo campo de estudio se centra en el ser humano como acredita su Licenciatura en Psicología y su experiencia laboral en este campo.

Los psicólogos usan variedad de tratamientos fundamentados en evidencias que nos ayudan a mejorar nuestras vidas. Generalmente recurren a la terapia, que se conoce como “psicoterapia” o “terapia de conversación”.

Aunque existen diferentes tipos de terapia, el psicólogo escogerá el que resuelva con más efectividad el problema del paciente, y se corresponda mejor con sus características y preferencias.

En nuestro apartado de ¿En Qué podemos ayudarte? podrás encontrar algunos de los problemas que tratamos.

volver

¿Un psicólogo medica fármacos?

No. Son varias las diferencias que encontramos entre un psicólogo y un psiquiatra. Saberlas para diferenciarlos es fundamental a la hora de optar por la consulta de uno u otro:

  • Psicólogo: Se trata de un especialista que trata los problemas relacionados con la actividad psíquica. Por ello, se debe acudir a él cuando existe un problema en nuestro día a día al tener pensamientos negativos, conductas erróneas, o cualquier otro conflicto que nos impida crecer y desarrollarnos como persona.
  • Psiquiatra: Es el médico especialista en trastornos mentales, que puede diagnosticar enfermedades psicológicas y prescribir tratamientos farmacológicos. Es recomendable acudir a él cuando los síntomas con los que se manifiesta el problema tienden a perturbar y amenazar la salud física y mental. Por lo tanto, solo los psiquiatras diagnostican y recetan fármacos, potestad que les otorga su preparación en medicina y su especialización en Psiquiatría.

En algunos trastornos, la combinación de terapia psicológica y medicamentos es el tratamiento más exitoso. Por ello, los psicólogos colaboran con médicos de cabecera, pediatras y psiquiatras en la creación del tratamiento general. Desde el Gabinete de Psicología decimos a un paciente que acude a consulta cuando es necesario acudir a un psiquiatra para reforzar su tratamiento psicológico, tenemos referencias de profesionales afines para la ayuda en esta materia.

volver

¿En qué me puede beneficiar la psicoterapia?

La terapia psicológica busca estimular pensamientos, sentimientos, sensaciones y conocimientos, que tiene el paciente pero que no sabe aplicarlos o no logra identificarlos plenamente.

Tiene como recurso principal hablar, aunque a veces se usan otras técnicas como dibujar, escribir, actuar, etc. Y la utilización de test psicólogicos profesionales y elaborados por expertos.

Las técnicas usadas en la labor psicológica deben estar aprobados por la comunidad científica y reconocidos por los mejores profesionales, esto es muy importante para nosotros, junto con el caracter humano que debe impregnar toda la metodologia, porque cada persona individual es el centro de todo nuestro trabajo.

Con la terapia se busca cambiar el dialogo, la comunicación, el pensamiento, las ideas, y cambiar el comportamiento, lo que se logra al mejorar la salud mental del paciente.

Este cambio se hace a partir y desde el paciente, desde su convencimiento y su respeto, adaptando cada decisión a sus propias decisiones, y ampliando su forma de ver las cosas y su personalidad. El psicólogo aporta su objetividad y un razonamiento lógico avalado por su preparación y experiencia profesional. Muchas veces se trata de aportar otra optica desde la que ver las cosas, considerar los problemas desde otra perspectiva, para que ese problema cambie.

volver

¿Cómo se aplica la terapia?

Mediante la comunicación principalmente, así se aprenderán nuevas formas de pensar y afrontar problemas, y sobre todo, aquello que causa malestar. Se aprenderá a afrontar situaciones cotidianas, sentimientos y sensaciones.

Con la terapia se puede encontrar solución a la depresión, la ansiedad, el estrés, la timidez, el miedo, fobias, duelo, y en general, a cualquier trastorno psicológico. Se aprende a ser dueños de nuestros pensamientos y nuestras sensaciones, lo cual genera beneficios en todos los aspectos de la vida, incluso en la salud física.

volver

¿Debo acudir con mi hijo menor de edad a la primera sesión?

No. Es preferible que los niños no escuchen autoconceptos u otras cuestiones que es mejor hablar con tranquilidad entre padre/madre o tutor y el psicólogo. La primera sesión también se utiliza en ocasiones para despejar dudas sobre la terapia a recibir, conocer al profesional que impartirá la terapia, para centrar el problema que se va a tratar, decidir si lo que le ocurre a la persona necesita (o no) tratamiento, ver si son necesarias (o no) otras pruebas de otros profesionales (sobre todo en el caso de pruebas médicas), entrega de informes psicológicos previos u otros informes, entrega de cuestionarios con el objetivo de evaluar con más profundidad el problema, etc.

En el caso de adolescentes que ya comprenden el proceso… debemos dejar que sean ellos quienes decidan si en esta primera sesión entran los padres con ellos, entran primero o después. La confianza entre el paciente y el psicólogo debe establecerse desde el primer momento para que la terapia sea eficaz. Y desde el primer momento debe mimarse a la persona, en pro de ese componente humano que para nosotros es tan importante.

volver

Me preocupa el tiempo que tarden en darme cita ¿Cuánto es el tiempo de espera para poder ver al psicólogo?

Intentamos que el tiempo de espera para ver al psicólogo no sobrepase las 48 horas.

Reservamos siempre espacio concreto a lo largo de la semana para poder atender la primera consulta psicológica a las personas que nos llaman por primera vez, porque entendemos que las personas que llaman atraviesan un momento en el que necesitan ayuda y sentirse respaldadas desde el primer instante. Nos esforzamos por adaptarnos a los horarios del paciente para que no sea un obstáculo en la terapia. Del mismo modo, recibimos llamadas de 10:00 a 21:00 horas en nuestros teléfonos.

También puedes solicitar la primera sesión a través de nuestro Formulario.

volver

¿Cuándo ir al psicólogo es una buena decisión?

Para valorar si es necesaria la ayuda psicológica es muy útil observar si existen ciertos síntomas asociados como, por ejemplo, ansiedad, pérdida o aumento de apetito/peso, inquietud excesiva, alteraciones del sueño, sensación de tristeza, cansancio inusual, falta de concentración, etc. También es importante valorar si se han producido cambios significativos últimamente en el ambiente familiar, laboral o personal que puedan haber desencadenado en parte el estado actual.

Debemos acudir al psicólogo cuando detectamos que uno o varios problemas bloquean nuestra vida inundándola de sensaciones desagradables, impidiéndonos gozar de sus aspectos positivos o placenteros. En la sección de Evalúate tú mismo, encontrarás una serie de autocuestionarios (sin valor diagnostico) que reúnen síntomas frecuentes de problemas y trastornos, y pueden servirnos a aclarar nuestras dudas.

Del mismo modo, en nuestra sección de Terapias encontrarás un listado de situaciones personales, que pueden guiarte para saber cuándo acudir al psicólogo es una decisión aconsejable.

volver

Ir al psicólogo, en ocasiones, un tema tabú

Aunque en nuestra sociedad hemos avanzado mucho y ya no es un secreto inconfesable decir que se acude al psicólogo, lo cierto es que aun algunas personas piensan que “ir al psicólogo es cosa de locos”. Del mismo modo, estas personas se niegan a dejarse ayudar porque tienen una imagen equivocada del profesional.

En otros casos, las personas no quieren ir al psicólogo porque sería como reconocer que tienen un problema que no aceptan.

Ir al psicólogo para intentar solucionar un problema no significa que ya siempre debas acudir a su consulta, ni que estés “loco”, estos son dos tabúes muy implantados que se han heredado de tiempos pasados en los que realmente se desconocía el trabajo de estos profesionales, y que carecen de fundamento serio. También porque se acudía al psicólogo solamente cuando una persona presentaba patologías y trastornos serios.

Hoy en día el 80% de las personas que acuden a un psicólogo lo hacen para orientaciones de la vida diaria; pérdidas de personas (duelos o desencuentros), problemas en la pareja, comportamientos de hijos/niños, situaciones desestabilizadoras en un periodo de tiempo concreto que no logran superarse… es decir, situaciones cotidianas y alejadas de trastornos y patologías graves.

Nosotros mantenemos que acudir al psicólogo es un acto de valentía, porque reconocer que tenemos un problema y pedir ayuda es un gran paso adelante.

volver

¿Debo decir a los demás que visito al psicólogo o debe ser un secreto?

Nuestro consejo es que esto no lo decidas ahora, de momento céntrate en ti mismo y en la terapia, y poco a poco decidirás si debes expresarlo abiertamente, sólo con tu círculo más cercano, o mantenerlo dentro de la propia intimidad.

Seguro que cuando tengas que decidir esto, ya tendrás en tu mano las herramientas emocionales necesarias para que esto no suponga ninguna discusión en tu interior.

Esto es aplicable a las terapias de otros seres queridos; hijos, padres, hermanos…

Acudir al psicólogo debería ser como acudir al médico, pero lamentablemente en nuestra sociedad aún no hemos avanzado lo suficiente como para que sea una situación normalizada. Afortunadamente, cada vez es más común ver a personas que lo hablan abiertamente, entendiendo al psicólogo como un profesional más de la salud, cuya finalidad es ayudar en el bienestar diario.

Nuestra política de confidencialidad es garantía de privacidad máxima.

volver

¿Puedo ayudar a otra persona a decidir que consulte a un psicólogo para solucionar su problema?

En ocasiones es una persona cercana la que tiene un problema que le produce gran malestar y sufrimiento. Pero no siempre esa persona puede o está dispuesta a darse cuenta, y si se lo decimos, no lo acepta.

Nuestro consejo es entender que cada persona tiene su forma de enfrentarse a su vida y sus circunstancias, difícilmente va a acudir a un profesional si lo hace mediante el engaño (programarle una cita/encerrona), manipulación afectiva (“si me quisieras lo harías”) o a la fuerza (“vas porque lo digo yo”).

Siempre es más importante sentarse con la persona e intentar comprender sus razones mediante el dialogo.

Pero cada caso es diferente, y por lo tanto, no hay una respuesta exacta para dicha circunstancia.

Como consejo genérico;

1. No presionarle. A nadie le gusta sentirse presionado o pensar que otra persona se está inmiscuyendo en sus asuntos privados. Por ello, los argumentos que se usen deberán ser moderados en el tono emocional.

2. Detectar las verdaderas cosas que le son significativas a la persona, porque estas se podrán usar como un argumento que le convenza. Algunas personas pueden negarse a hacer las cosas por si mismos pero lo harían por los otros u otros motivos circunstanciales.

3. Explotar la disonancia cognitiva. Generalmente no soportamos la disonancia cognitiva, por ello, si una persona es muy flexible en su vida cotidiana, no soportara que le digamos que su falta de flexibilidad le impide ir al psicólogo. Una estrategia que no es la ideal pero que la persona asumirá como un desafío personal.

A menudo nos preguntan cómo convencer a personas adultas que no quieren acudir al psicólogo y nuestra respuesta es que no se puede obligar a nadie a acudir a consulta porque esa terapia nunca será efectiva. Se debe respetar a la persona e intentar otras formas de persuasión más efectivas. Entendiendo que el familiar preocupado también está atravesando un momento difícil de sufrimiento emocional que en numerosas ocasiones también abordamos.

volver

Necesito un psicólogo para mi hijo, menor de edad, ¿Puede que sea peor el remedio que la enfermedad y la visita al psicólogo le ocasione un trauma?

Para evitar que dicha situación se produzca, y evitar que los niños escuchen autoconceptos innecesarios la primera sesión se realiza exclusivamente con los padres para analizar sus preocupaciones y determinar la necesidad de intervenir sobre el niño.

Durante la primera sesión se pregunta a los padres acerca del comportamiento del niño para llegar a un diagnóstico preciso. Recuerda que el mejor tratamiento del mundo no sirve de nada si no se ha realizado un diagnóstico adecuado.

En ocasiones, las preocupaciones de los padres se quedan en una anécdota dado que la conducta que les preocupa forma parte de la evolución normal de la infancia. En otras ocasiones, y sobre todo en el caso de niños muy pequeños, el tratamiento que deriva de la entrevista inicial se lleva a cabo íntegramente y solamente con los padres. Se trata de aportar pautas y directrices para que los padres corrijan la conducta de su hijo sin la necesidad de una intervención directa del psicólogo sobre el niño.

Sólo si es necesario, posteriormente a la entrevista con los padres se realiza una evaluación del niño para detectar los límites de la problemática presente y establecer un plan de tratamiento.

En el apartado de Psicología Niños encontrarás más información del tratamiento infantil, así como de las problemáticas más frecuentes que se dan en los más pequeños y que trabajamos en el Gabinete.

volver

Terapias de Pareja, Familiar… ¿En qué consisten las Terapias para más de una persona?

En ocasiones, y ante conflictos familiares complejos, es una única persona la que toma la decisión de pedir ayuda, la terapia irá orientada al apoyo psicológico de esta persona. Pero a veces para desbloquear una situación, el psicólogo puede proponer a esta persona incluir en la terapia a otra/s persona/s que ayuden en el proceso, por ejemplo en casos que implican a padres e hijos, el psicólogo puede proponer una sesión conjunta para que la comunicación se establezca correctamente y se aborde en su medida (mediación familiar). Esto siempre se decide con el paciente, que será el que tendrá la última decisión en dicha propuesta.

Esta línea de actuación es extensible a la terapia de pareja, que puede impartirse desde el primer momento a un sólo miembro de la pareja, y posteriormente incorporarse el otro miembro, o no incorporarse nunca. El apoyo psicológico se dará desde el primer momento a la persona que solicita ayuda para su situación personal y concreta, y en el caso de incorporarse el otro miembro de la pareja, ambos miembros adquieren en terapia el mismo peso terapéutico, sin prevalecer el que comenzó antes. Y ninguna de las dos partes podrá ponerse en contacto con la psicóloga de forma aislada.

El precio para una o más personas será el mismo, ya que afecta al tiempo en consulta y no a las personas incluidas en una misma sesión. Es decir, el precio por consulta será el mismo acuda una o más personas a una misma sesión.

volver

¿Qué sucederá si no puedo asistir a la consulta  por cambio de residencia, falta de tiempo, problemas o nuevas circunstancias familiares?

Si más adelante no puedes asistir a la consulta por las razones que sean, no te preocupes, podemos continuar con la terapia usando las nuevas tecnologías, de este modo, el método a utilizar es la terapia psicológica online que cuenta con el mismo rigor y calidad científica que en la consulta presencial, solo cambia la forma de comunicación; Videoconferencia por skype, E-mail por Correo Electrónico y/o Teléfono.

En el apartado de Psicología online se recogen algunas de las ventajas de este tipo de terapia.

volver

¿Cuánto dura una terapia?

Es imposible determinar con anterioridad su duración exacta, ya que ésta depende de varios factores como son el tipo de problema, su gravedad, el tiempo que lleve la persona en esa problemática, la reacción de la persona al tratamiento y de la colaboración y el compromiso del paciente con la terapia. Este compromiso es fundamental e implica, una vez que el paciente solicita ayuda psicológica, una asistencia regular a la consulta y su voluntad en el proceso de cambio.

Es importante ser conscientes de que un problema que lleva conviviendo con nosotros mucho tiempo difícilmente puede resolverse en unas pocas sesiones. Nuestra experiencia nos indica que gran parte de los problemas se suelen resolver en un periodo aproximado que suele oscilar entre los tres y los seis meses. No obstante, algunos se resuelven en unas pocas sesiones y otros implican realizar una terapia de larga duración. Intentamos ser concisos y efectivos porque valoramos y respetamos mucho el tiempo del paciente.

En el apartado de Terapias encontraremos más información sobre la duración de una terapia, y las 3 partes de las que consta; Evaluación, Intervención y Seguimiento.

Somos conscientes de que realizar un proceso psicoterapéutico requiere asumir un gran esfuerzo personal y económico, pero creemos que no hay mejor inversión que la que incide en nuestro bienestar y nos ayuda a alcanzar la mejor versión de nosotros mismos.

volver

¿Cómo puedo solicitar una cita y dónde está la consulta?

Para concertar la primera cita puedes rellenar nuestro Formulario, mandarnos un correo electrónico a info@psicologoensantander.com, o llamarnos al teléfono 942 225166 y 691770634. Todos estos datos se recogen también en nuestra sección de Contacto.

Te ofrecemos la comodidad de un psicólogo en Santander (Cantabria), concretamente en el centro de la ciudad, en Calderón de la barca 4, Planta 6ª.

Si tienes dificultades para asistir a la consulta, recuerda que también tienes la posibilidad de Terapia Online.

Contacta ahora con nosotros, sin ningún compromiso, estamos encantados de escucharte.

volver

¿Cuánto me va a costar y cómo efectúo el pago?

En el apartado Precios puedes consultar las tarifas.

El pago se efectuará en metálico tras cada sesión, o por anticipado por transferencia bancaria a un número de cuenta que facilitaremos.

volver

Me preocupa la confidencialidad ¿Realmente mis datos y conversaciones nunca serán compartidas a terceros? 

Este es uno de los principios básicos de la psicología que respetamos hasta la obsesión, el contenido de las conversaciones entre psicólogo y paciente nunca saldrá de la consulta, cumpliendo con el código ético del ejercicio de la profesión.

El paciente mayor de edad es el único autorizado a que sus datos (en el caso de informes externos o cualquier circunstancia que el tratamiento requiera) salgan de la consulta, si lo solicita.

Si un familiar o persona cercana se pusiera en contacto con el Gabinete por algún asunto relacionado con la terapia en consulta de un paciente, sólo podría hablar con el psicólogo tras el expreso consentimiento del paciente, igualmente el paciente será informado de dicha circunstancia. Queda excluida de este punto la comunicación al Gabinete de circunstancias fortuitas delegadas por el paciente como cambios/anulación/petición de citas, enfermedades repentinas…

Toda la información que se solicite sobre las terapias se ofrecerá a los familiares y personas cercanas al paciente antes del inicio del tratamiento, pero una vez iniciado el tratamiento, el paciente mayor de edad hace uso de su derecho de estricta confidencialidad.

Además cumplimos con la Ley de protección de Datos de Carácter Personal: Todos los datos son tratados con absoluta confidencialidad, no siendo accesibles  a terceros para finalidades distintas para las que han sido autorizados.

El fichero creado está ubicado en Calderón de la Barca 4, Planta 6ª de Santander (Cantabria) y está bajo la supervisión y control del Gabinete de Psicología Montserrat Guerra, quien asume la adopción de las medidas de seguridad de índole técnica y organizativa para proteger la confidencialidad e integridad de la información, de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y demás legislación aplicable, y ante quien el titular de los datos puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación de sus datos de carácter personal suministrados, mediante comunicación escrita.

Cuando se imparte terapia con menores de edad, ésta siempre debe ser autorizada por los tutores legales del menor. Cuando el menor se encuentra por debajo de los 14 años de edad, la terapia se realiza en estrecha colaboración con los padres.

Con preadolescentes y adolescentes (y tras la primera entrevista con los padres) se hace imprescindible la confidencialidad para el buen desarrollo del trabajo terapéutico, y para facilitar que el joven se exprese libremente con el psicólogo. La comunicación entre padres y psicólogo se establecerá por carta en sobre abierto entregada por el menor, telefónica en presencia del menor o en la consulta con autorización del menor. Dicha confidencialidad sólo se quebrantará en el caso de que exista riesgo para la salud o integridad del menor y siempre se comunicará a los padres en presencia del mismo.
Estas circunstancias se valorarán por el psicólogo de acuerdo a las necesidades específicas de cada terapia, madurez del adolescente y circunstancias concretas. Recomendamos que el menor sea el que realice los pagos tras cada consulta para ser consciente del coste y el esfuerzo económico que realizan sus padres, motivando a la vez la realización de tareas a realizar en su domicilio o entorno.

volver

Tengo más dudas, pero prefiero resolverlas directamente con el psicólogo ¿Puedo llamar o hablar con un psicólogo para resolverlas?

Te atenderemos a través del Formulario, teléfono, correo electrónico de nuestra página de Contacto, y en nuestras cuentas de las redes sociales Facebook y Twitter, pero si lo que necesitas es hablar directamente con el psicólogo para resolver alguna duda respecto a la forma de trabajar de la clínica y/o terapia, puedes mandar un correo electrónico al psicólogo directamente sin intermediarios, a mguerra@psicologoensantander.com, en este mail el psicólogo contestará a tus preguntas, o concretareis una conversación para ello.

Si tiene más dudas, puede ponerse en contacto con nosotros, estamos encantados de escucharle.
Muchas Gracias

volver