Terapias

Gabinete de Psicología Montserrat Guerra
Terapias

Psicólogos Santander - La terapia es el trabajo conjunto entre la persona aquejada de un problema y el psicólogo.

Nunca se interpretará a la persona como un sujeto pasivo, sino como alguien que pretende conseguir un cambio en su vida apoyándose en la figura del psicólogo. La labor del psicólogo en este proceso es poner a su disposición conocimientos, herramientas, opciones… y encontrar conjuntamente las fórmulas más ventajosas que aumenten la calidad de vida y hagan desaparecer el sufrimiento.

Consideramos a la persona de un modo integral, reconociendo que son múltiples las áreas y factores que configuran nuestra personalidad y nuestra forma de afrontar la realidad diaria. Por ello, realizamos un abordaje global de las problemáticas, teniendo en cuenta aspectos biológicos, psicológicos y sociales.

Pero nuestro objetivo es no extendernos más de lo necesario en las terapias a aplicar, debemos valorar el tiempo del paciente y su dinero. El espíritu del Gabinete tiene como premisa la efectividad y la brevedad en las terapias para conseguir la máximo provecho en el menor espacio de tiempo posible. Por supuesto, el tiempo que necesita cada paciente para su recuperación es algo a tener en cuenta desde el primer momento, pero parte de nuestro trabajo consiste en compaginarlo con los tiempos terapeúticos.

La atención psicológica se dirige a todo tipo de persona y edad:

Tipos de Terapias:

En el apartado de Problemas que tratamos se recogen algunos de los problemas que atendemos en el Gabinete de Psicología, entre las más habituales están;

  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Estres.
  • Problemas de la vida diaria. Preocupaciones. Falta de Motivación.
  • Orientación y toma de decisiones. Apoyo en situaciones difíciles.
  • Problemas de relación: Inadaptación, Autoestima, Complejos....
  • Problemas de Pareja; Crisis, Celos, Infidelidad, Rupturas….
  • Problemas Sexuales; Disfunción erectil,
  • Problemas Laborales.
  • Problemas en la Familia. Mediación Familiar.
  • Niños y Adolescentes; Problemas de Conducta, en el colegio y estudios, bullying, Altas Capacidades, dificultades de todo tipo….
  • Fracaso Escolar y Problemas en estudios superiores (incluida la Universidad). Presión ante los exámenes.
  • Escuela y Orientación a padres.
  • Hiperactividad (TDAH) / Déficit de Atención (TDH) / Impulsividad
  • Traumas y Duelos
  • Miedos y Fobias.
  • Pensamientos Obsesivos.
  • Adicciones; a través del Plan Tutela
  • Trastornos de la Personalidad
  • Trastornos de la Alimentación
  • Trastornos del Sueño.
  • Síndrome del Cuidador.
  • Problemas en la Tercera Edad.
  • Etc.

¿Cuándo acudir al psicólogo?

  • Cuando hay un problema que dificulta o impide vivir de la forma deseada, o que produce gran malestar y sufrimiento.
  • Cuando ese problema dura más de lo normal y se siente que no merece la pena vivir con esa carga porque el malestar emocional es considerable.
  • Cuando el pesimismo y la visión negativa sobre la vida es superior a lo positivo.
  • Cuando se siente que todo o casi todo sale mal, haga lo que haga para solucionarlo y se intente lo que se intente.
  • Cuando levantarse por las mañanas es ya una carga difícil de llevar a cabo porque el día a día es interminable.
  • Cuando cuesta tomar decisiones y los propios miedos e inseguridades no dejan avanzar y bloquean.
  • Cuando la persona se siente perdida y le gustaría conocerse mejor, aumentar su autoestima y saber realmente lo que quiere.
  • Cuando su timidez e inseguridades no le dejan relacionarse, ni mantener relaciones de amistad o de pareja.
  • Cuando la persona se ha ido llenando de inseguridades que han ido creciendo con el tiempo y que ha terminado dando por ciertas.
  • Cuando domina la desesperanza en la vida.
  • Cuando la relación con los demás supone un sobreesfuerzo difícil de llevar y el cansancio comienza a hacer mella en las relaciones familiares y sociales.
  • Si un ser querido tiene problemas, es menor de edad, y no sabemos cómo ayudarte.
  • Si la relación con las personas queridas se ha deteriorado y no se sabe cómo solucionarlo.
  • Si nada causa emoción o alegría, y la ilusión por cosas nuevas ya no se convierten en iniciativas.
  • Si la mayor parte de los pensamientos diarios se centran en los problemas familiares, laborales, económicos, de salud…
  • Si en general, domina la tristeza, el dolor, la angustia….

No lo dude. Con uno solo de estos pensamientos, es conveniente que busque ayuda.

¿Cuánto dura la terapia psicológica?

Es una pregunta de difícil respuesta, porque no se trata de un proceso casi automático como cuando un médico nos da una aspirina para el dolor de cabeza y en poco tiempo es muy probable que el dolor remita. Estamos hablando de procesos en los que interviene la persona, es ella la que debe cambiar, por dicho motivo, y en función del tipo de persona, la motivación y sus recursos interiores y personales, se pueden producir grandes variaciones en la duración de la terapia.

Quizás puedan servir unas cuantas sesiones, o precisar de algún mes para su superación. Pero en todo caso es un proceso abierto que profesional y paciente van evaluando a lo largo de la terapia. Intentamos ser concisos porque valoramos mucho el tiempo del paciente.

La terapia psicológica se puede dividir en 3 partes diferenciadas;

terapia
1ª Parte: Evaluación

El psicólogo hace una recogida de datos en base a:

  • Genograma familiar.
  • Datos biográficos.
  • Problemática actual; personal, laboral, familiar, pareja, hijos, ocio, etc.
  • Sintomatología.
  • Pruebas psicométricas, cuestionarios, test.
  • Otros.

Posteriormente, se realiza un análisis funcional, es decir, un planteamiento que explique el origen y la permanencia del problema.

El profesional pone en conocimiento de la persona su hipótesis explicativa y se hace una valoración conjunta.

Este proceso se realiza en una o dos sesiones.

2ª Parte: Intervención

Se trabaja con el paciente la adquisición de nuevas habilidades mediante el aprendizaje de diferentes técnicas/métodos que permiten afrontar los problemas en tres niveles: cognitivo, conductual y emocional (o fisiológico). Se ofrecerá al paciente indicaciones o tareas que pueda poner en funcionamiento en su vida cotidiana pudiendo comprobar la utilidad de las mismas. Los cambios han de ser efectivos, duraderos y los debe de saber generar uno mismo con la idea de que cada vez sea más autónomo e independiente.

3ª parte: Seguimiento

Se realiza una supervisión de la evolución del paciente con una temporalidad diferente según cada caso. El objetivo es asegurar la evolución y mantenimiento en el tiempo, y así garantizar el éxito de la intervención.